Futbol primera A




Huracán 1 - Veléz Sarsfield 2

Un triste final



Vélez puso freno al invicto de Huracán en el Estadio Diego Armando Maradona. El “Globo” perdió 2-1 y volvió a sufrir la expulsión de uno de sus delanteros: Claudio Guerra. Los de La Quema abandonaron una serie de 14 partidos invictos en condición de local (última derrota como locatario data de Octubre de 2007 frente a Gimnasia LP por 1 - 0 en el Tomás A. Ducó).
 

Huracán conoció la derrota como local en el Estadio Diego A. Maradona, el hacedor fue Vélez Sarfield. Los de Liniers pegaron a los 3 minutos luego de que el juvenil Cristaldo conectara con pierna izquierda una pared lograda con Ariel Zapata.
Huracán salió a apretar unos metros más arriba luego de la desventaja, aún en poder de la pelota, el conjunto de Ubeda no pudo inquietar el arco de Montoya. A los 20 m. llegó la expulsión de Claudio Guerra luego de un planchazo a Sergio Sena, a partir de allí, se jugó “a pedir” de Vélez.
Quedó conformada una línea de tres en el fondo: Puertas-Goltz-Domínguez y Arano pasó a ser un improvisado wing izquierdo. A los 39 m. ingresó Matías De Federico por Omar Zarif, ya se delineaban las posturas de ambos equipos para terminar el complemento: Vélez más sólido esperando de contragolpe, por otro lado, el Globo ambicioso sin poder crear chances netas de gol.
En la segunda etapa nuevamente Vélez avisó temprano: a los 4 m. Barovero le ahogó el grito al chico Bella, 7 m. más tarde Cristaldo se lo perdió luego de un centro de Zapata. Los de Patricios apostaron al todo o nada. Entraron Alan Sánchez e Iván Nadal para abrir la cancha pero las principales acciones de peligro llegaban mediante pelotas paradas. La defensa quedó descubierta, el central Paolo Goltz fue lo más firme del Globo.
 
La hinchada de velez muy amarga y son tan pocos que no cantan. Velez no tenes vergenza!!!
Te corre Ferro! amargooo........

A los 37 m. un error de Ángel Puertas terminó en Gol del recién ingresado Ocampo, el tanto velezano liquidaba a los dirigidos de Ubeda en la fría tarde-noche.

Uno de los tantos centros enviados por Alan Sánchez encontró la cabeza de Eduardo Domínguez y el descuento. Llegó el pitazo final de Pompei y junto a él varios aplausos para despedir al equipo a pesar del traspié.







Racing 1 - Huracan 0


Arreglando partidos cualquiera gana
 

 Este mensaje es para los de RA"SIN"CLUB: con partidos arreglados es seguro que se van a quedar en primerA! y los jugadores, cuerpo tecnico y dirigentes de huracan ponganse las pilas!!La pasion no se vende.....
 

A los 42 minutos del primer tiempo se escuchó el primer cantito contra los jugadores. No sería el último, ni siquiera el más hiriente quizá. La fuerte silbatina que acompañó al equipo camino al descanso fue una advertencia: la sensación popular de que el equipo no estaba dando todo posible, se había instalado en la tribuna y se potenció con el correr del complemento. "A ver si ponen huevos y van para adelante", tronó con fuerza, probablemente basado en el run run de la semana, en la que muchos hinchas de Huracán temían que el equipo no extremara sus esfuerzos para ganarle a Racing. Y, claro, en esta historia dos referentes de la Academia hoy en el Globo, como Arano y Ubeda, fueron los principales apuntados. No los únicos.

Encima, el DT sacó a Chiche en el entretiempo ("para controlar más la pelota en el mediocampo", según explicó luego) y en buena forma expuso aún más la incómoda situación. El defensor se fue sin hacer declaraciones, pero quien sí habló del tema fue Angel Puertas. "No nos hacemos eco de esas estupideces ni nos entra en la cabeza de ninguna manera ir para atrás. Mucha gente habla de más pero es problema del que lo hace: para nosotros, no existe este tema", sentenció, muy caliente, tras finalizar el partido.

El tema es que, a juzgar por sus cantos, la mayoría de la gente (4.000 personas) que fue a Avellaneda se quedó muy a disgusto, lo mismo que muchos que escribieron -incluso durante el mismo partido- en los foros web de hinchas de Huracán. "El equipo fue al frente y quiso ganar, no hay margen para pensar nada raro", dijo Ubeda, intentando explicar algo que, al parecer, a los hinchas les costará asimilar. Más bien, esto suena a que algo se rompió entre la gente y el equipo. Quizás el tiempo enfríe las cosas...



Huracán 1 - Estudiantes 1



EMPATE SENTENCIADOR
Huracán, a pesar de haber sido un poco más que Estudiantes, no pudo doblegarlo y se fue con un 1-1 que lo deja sin chances para entrar a la próxima Copa Sudamericana. A fuerza de garra y empuje, el Globo mereció la victoria, aunque no contó con grandes chances de gol, mientras que al visitante, esta igualdad le dolió profundamente ya que lo bajó de la punta del torneo.
 
   
EL ÚNICO QUE ENTENDIÓ EL TIRO LIBRE DE ZARIF FUE NIETO Y A FESTEJAR. LAMENTO DE ALAYES, MAGGIOLO, LAZZARO Y ANGELERI.
 
 

Huracán, de antemano, ya dependía de otros resultados, además de tener la obligación de ganar todos los partidos restantes, para poder ingresar a la Copa Sudamericana a comenzar en el próximo semestre. Bajo esas condiciones, el Globo no pudo superar al, hasta aquí, puntero del torneo, Estudiantes de La Plata, con el cual empataron en uno en un partido aburrido y peleado en mitad de cancha. Además, los resultados ajenos tampoco ayudaron y de esta forma, Huracán ya no tiene posibilidad alguna de ingresar a la citada copa. Estudiantes, por su parte, tampoco se fue contento con el empate ya que la victoria de River, lo deja dos puntos por detrás del conjunto de Nuñez (quedando 2 fechas por jugar). Ahora, el Globo enfrentará al casi condenado a la Promoción, Racing, con el objetivo de seguir sumando puntos (recordar que la Copa Libertadores del siguiente año será una sumatoria de esta temporada más el apertura venidero) y aceitar el buen funcionamiento del equipo.

            Cuando los equipos aún no se habían acomodado en el campo de juego, llegó la jugada polémica que desembocó en el penal para Estudiantes. Paolo Goltz, extremadamente confiado, le “dejó” la pelota a Barovero, sin darse cuenta que por su espalda acechaba un delantero pincha. El arquero, percatado, salió rápido y a romper. La pelota le terminó quedando a Moreno y Fabianesi fuera del área, quien la paró y remató al arco desguarnecido, pero en el camino se encontró con los brazos de Puertas, que fueron levantados por el defensor para cubrirse la cara. Para el árbitro Saúl Laverni era penal. Para nosotros, también. El defensor elevó en demasía sus brazos, y si bien es una jugada clásica de “interpretación arbitral”, era una jugada neta de gol ya que el arco estaba sin su arquero (todas estas polémicas se acabarán cuando la International Board se expida al respecto y decida que toda mano en el área –intencional o no- debe ser cobrada). En fín, Verón (a quien se le dedicó su cántico favorito: “…el que no salta es un inglés…”) se hizo cargó de la ejecución con un potente remate cruzado que Barovero casi llega a sacar. Desde el vestuario, el visitante se encontraba con la ventaja. Ese karma parecía que había sido superado por el Globo (fue algo usual en el torneo pasado), y más si tenemos en cuenta que se generó por un error defensivo (algo que también esta escaseando últimamente en el funcionamiento de Huracán). A los 11 minutos, Toranzo metió un centro pasado para la entrada solitaria de Goltz que definió tibiamente a las manos del quemero Andujar. Para el cuarto de hora, y por el penal en contra, la hinchada quemera ya se volvía loco con el árbitro ya que percibía que éste comenzaba a ser manejado por el capitán de Estudiantes, como esta sucediendo últimamente. A los 24, Estudiantes contaba con otra chance clara: una contra encontró a Lázzaro frente a Barovero, pero el delantero demoró su definición y le dio tiempo a Domínguez de recomponerse y cruzarse ante el remate. La jugada terminó en un corner que derivó en otra situación clara: Alayes cabeceó sólo en la puerta del área chica (Goltz lo perdió), y la pelota dio en el palo derecho de Barovero. Huracán zafaba de un marcador que podía haber sido inlevantable. Del casi 0-2, se llegaba al empate: a los 27, a través de un tiro libre de Zarif desde la izquierda (prácticamente, un corner corto), la pelota fue enviada al primer palo para la anticipación de Federico Nieto, quien metió un cabezazo de su autoría para emparejar el partido. Hay que decir que si bien Estudiantes había tenido dichas claras chances, el Globo era apenas mejor gracias a que ganaba la batalla del medio. Apenas conseguido el empate, el Pincha fue a buscar y terminó asustando con un remate de Braña de afuera tras un regalo de Arano. Diez minutos más tarde, Laverni inventó una falta en la puerta del área para el visitante. Moreno y Fabianesi le pegó y Barovero protagonizó la atajada de la tarde volando al ángulo derecho de su portería. Luego, sólo quedaría tiempo para un remate de Toranzo a las manos de Andujar.
            El segundo tiempo se encontró con una situación similar a la que se dio a finales del primero: disparo de Toranzo, bien solventado por el arquero visitante. El partido se presentaba de la misma forma: muy peleado, sin chances de gol, en el que Huracán predominaba en el medio. A los 60, Toranzo metió una deliciosa asistencia para Franzoia, quien, solo frente a Andujar, la punteó ante la salida del arquero, yéndose la pelota afuera por centímetros. Era la victoria. Luego de eso, el partido se hundía cada vez más en la ordinariedad. Las chances de gol eran tan solo esbozos: cabezazo de Alayes por arriba, zurdazo tibio de Nieto que Andujar saco al corner. La última jugada fue para el visitante y fue bien peligrosa: luego de un corner despejado, Verón vuelve a meter la pelota al área a través de un pelotazo largo, sin destino. Barovero salio rápidamente para controlar la situación pero, confiando en que la pelota iba a salir por línea de fondo, se durmió y Desábato metió el pie antes de que salga, metiendo un centro para su compañero de zaga Alayes, quien de primera le pegó al arco y Puertas pudo sacar el peligro a dos metros del arco desguarnecido. Era la última jugada de un partido en el que Huracán mereció un poquito más por su iniciativa de juego y su dominio territorial, aunque las chances más claras (sacando la de Franzoia) fueron para el visitante.
            Ahora, el golpeado Racing. Hay que volver a la victoria para seguir sumando y condenar al celeste y blanco a jugar una Promoción (o a algo peor si es que se dan otros resultados).
 
 
Uno x uno
 
BAROVERO (7): Muy bien en casi todo el partido. Casi le saca el penal a Verón. Hubiese sido la figura del partido de no ser por su error en la última pelota de peligro del partido, cuando salió tontamente a buscar un pelotazo pensando que la pelota iba a irse por línea de fondo y posteriormente dejándose ganar por Desábato, quien metió un centro preciso para Alayes, que, gracias al bloqueo de Puertas, no pudo convertir frente a un arco desguarnecido.
 
PUERTAS (6): El usual trabajo correcto, regular y rudo de siempre.
 
GOLTZ (3): Con la responsabilidad directa en la jugada que desemboca en el penal para Estudiantes: en vez de despejar, le “dejó” la pelota a Barovero (quien no se encontraba cerca), sin darse por aludido de que un delantero visitante abordaba por detrás. Luego, perdió la marca de Alayes en la jugada que termina con el cabezazo al palo del lungo defensor. Dos errores caros que pudieron haber salido aún más.
 
DOMINGUEZ (6): Consolidado en su posición.
 
ARANO (5): Empezó mal en la marca, pero lo fue mejorando. Estuvo siempre impreciso.
 
DÍAZ (6): Caudillo en el medio ante la ausencia del León Barrientos. Como único 5, esta cohibido ya que no puede desplegar su usual verticalidad para llegar por sorpresa a posiciones de ataque.
 
ZARIF (6): Redondeó un buen papel gracias a su constante e incansable ida y vuelta.
 
POGGI (6): Pícaro, rápido y hábil. Fue el mejor del Globo en el primer tiempo, y fue cayendo con el correr del segundo.
 
TORANZO (7): Puso siempre la pelota al ras y metió habilitaciones interesantes.
 
FRANZOIA (4): Ausente desde hace varios partidos. Se comió un mano a mano clarísimo.
 
NIETO (7): Gol y lucha permanente. Constantemente preocupó a los tres centrales del fondo Pincha.
 
GUERRA (5): Con empuje pero sin claridad
 
NADAL (-): Pocos minutos en los que redondeó una buena actuación, sobre todo, gracias a un certero corte frente a Enzo Pérez.


River 1 - Huracan 0


DERROTA ENANA


Huracán perdió con River Plate por la mínima diferencia luego de haber hecho un gran primer tiempo, pero un mal complemento, en el cual se metió muy atrás, dejó venir a River y, para colmo, no aprovechó ninguna suculenta contra. El gol fue de Diego Buonanotte, quién se puso su equipo al hombro en el segundo tiempo y marcó diferencias. Puertas y Barovero fueron lo mejor del Globo.
 
  
 
 

 

            Una vez más, este Huracán llegaba a un partido clave con el pecho inflado gracias a la personalidad y a la solidez que el equipo mostró a lo largo de la temporada (y, sobre todo, en los partidos importantes), reflejado en los puntos de la tabla general. Llegaba con tres partidos invictos y con el arco en cero desde hace 235 minutos. De esa manera, Claudio Ubeda estaba en condiciones de plantear un partido de igual a igual, en el cual el Globo vuelva a sentirse capaz de dar el zarpazo y llevarse los 3 puntos. En frente, River llegaba peleando el torneo pero con el ánimo por el piso por situaciones públicamente conocidas (eliminación en la Copa en condiciones poco deseables, clasificación de Boca a semifinales, Simeone-gate, Ortega-gate, Ahumada-gate, Carrizo-gate, Aguilar-gate y siguen las firmas). Inicialmente, el partido mostraba un gran planteo de Ubeda, ya que enviaba a sus marcadores de punta a marcar de cerca por toda la cancha a los hombres encargados de generar fútbol (Buonanotte y Augusto Fernández) y así anulaba el juego local. Además, tenía a Nadal y Zarif que podían llegar a relevar a estos marcadores que se alejaban de sus posiciones originales. Así, el juego de River estaba anulado y Huracán no sólo hacía un gran trabajo defensivo, sino que llegó más y mejor que el local en toda esa primera parte. Luego, el partido tuvo otro escenario: Simeone agregó muchos hombres de ataque y obligó a Ubeda a cambiar el planteo inicial: Puertas y Arano debían quedarse en sus posiciones fijas haciendo zona y así Buonanotte quedaba liberado para hacer su juego. River empujaba y empujaba, y Huracán se defendía buscando aprovechar algún contraataque. Como dijo Barovero post-partido, era “golpe por golpe y el que hacía el gol, ganaba”. Buonanotte comenzó a manejar los hilos al detentar mayor libertad y, en una buena jugada de Ortega, logró culminar la faena con un zurdazo cruzado que Barovero no pudo contener. Ese gol valió para el exiguo 1-0 con el que River le ganó a Huracán, que si bien hizo un buen primer tiempo, se dejó avasallar por un desorganizado millonario y se fue con las manos vacías por su juego defensivo en el complemento.

            Como dijimos, el juego de Huracán se basó, desde un comienzo, en una férrea presión en el medio que no dejaba jugar al equipo local. Aprovechando eso, el Globo contó con mas chances en la primera parte. La primera recién llegó a los 10, cuando Poggi metió un pase el fondo para Franzoia, quien a su vez envió un centro al ras para Nieto que, cuando iba a empujarla al gol, fue bien trabado por Cabral. Huracán, en ese primer cuarto de hora, ya comenzaba a detentar de muchos contraataques que serían desperdiciados, sobre todo en los pies del hábil (e individualista, en este caso) de Franzoia. A los 22, Huracán contó con un tiro libre a centímetros del área tras una falta de Domingo a Nadal, quien ingresaba a la zona de peligro a puro desequilibrio. Zarif se hizo cargo de la ejecución a través de un sablazo al palo del arquero que se le metía al ángulo a un Carrizo que la sacó espectacularmente al corner. Un minuto después, Nadal mandó un centro al primer palo y Franzoia no pudo conectar bien para abrir el marcador. Recién a los 25, llegó la primera para el local: Buonanotte le puso una gran pelota a Abreu para dejarla mano a mano frente a Barovero, pero el delantero no pudo empalmar bien la pelota y permitió que el arquero tape sobriamente el balón. Instantes luego, un gran pivoteo de Nieto seguido de un taco lujoso, dejó sólo a Zarif en la puerta del área, culminando la jugada con un tiro de sobre pique por encima del arguero. El ritmo era frenético y el partido se hacía de ida y vuelta. A los 27, Goltz cerró mal una fácil pelota y dejó a Falcao mano a mano con Barovero. El colombiano quiso definir por encima del portero, y éste tapo nuevamente de manera eficaz. Minuto después, Nieto protagonizó otro gran pivoteo (dejando en absurdo a Gerlo, que si bien domino en todo el partido a Franzoia, con el alto delantero no pudo) y definió de afuera cerca del palo izquierdo de Carrizo. Un par de minutos después de esa jugada, Ferrari dejó otra vez cara a cara a Falcao con Barovero, y nuevamente el delantero definió con una vaselina: esta vez, la pelota se fue muy por arriba. River llegaba a cuentagotas, pero las que tenía, eran clarísimas.
            El segundo tiempo, como dijimos, presentó otro escenario: ante la inclusión de más hombres de ataque en el equipo local, Ubeda se vio obligado a plantar la línea defensiva de cuatro hombres sin que ninguno se vaya de su posición. Así, Puertas y Arano dejaron de perseguir a sus marcas y se quedaron marcando en zona. Eso, como ya sabemos, terminó favoreciendo a River por la libertad que empezó a tener Buonanotte, pero la movida hecha por el técnico visitante fue lógica (no quedaba otra). Mientras uno propone, el otro dispone. La propuesta ofensiva de Simeone, a su vez, ponía contra las cuerdas a Huracán por el empuje que metía el equipo local, pero a la vez ponía en el abismo a su propio equipo, ya que cada contra del Globo era medio gol. Entonces, el ganador podía ser cualquier de los dos. El complemento presentó un ritmo más cansino, y consecuentemente, menos chances. A los 47, el enano Buonanotte la abrió para Abreu, quien demoró su remate frente a Barovero y permitió a Goltz a que lo cruzase. Diez minutos después, el tándem Ortega-Buonanotte comenzaba a preocupar a la defensa visitante, ya que luego de un par de paredes conjuntas, el petiso volante disparó por arriba en la entrada del área. El partido era flojo. River iba y Huracán aguantaba, pero buscaba aprovechar una contra. A los 66, Arano escaló y culminó con un remate de su propia autoría desde la medialuna del área rival que paso cerca de la portería defendida por Carrizo. Minuto después Poggi desperdició increíblemente una contra que encontraba en ventaja numérica al Globo. En ese momento, el partido se estancó y no mostró situaciones de peligro hasta el gol de Buonanotte en el minuto 81, momento en el que Ortega apiló rivales y abrió la pelota a la izquierda del área para la entrada solitaria del enano. Éste dominó y cruzó un zurdazo que se le coló por debajo del cuerpo a Barovero. A partir de ese momento, River empezó a generar muchas situaciones para estirar el marcador y el Globo no supo recuperarse del mazazo. A los 82, Alexis Sánchez sacó un sablazo que se le metía en el ángulo a Barovero de no ser a su gran atajada, enviando la pelota al tiro de esquina. Corner que iba a terminar en gol de Ortega pero que el juez de línea Castellano anuló (incorrectamente). A los 87, Rosales llegó a estar frente a Barovero, pero remató al bulto y logró agrandar la figura del portero. Instantáneamente, el juego permitió a Sánchez hacer una jugada de su copyright y encontrarse frente a frente (otro más y van…) a Barovero. El chileno eludió al arquero y cuando definió, Barovero se había repuesto rápidamente y cerró su gran actuación con otra gran atajada.
            Por ganas e ímpetu en la búsqueda de la victoria, River mereció los tres puntos. Por juego, no. Huracán hizo un planteo inteligente que obligó a Simeone a arriesgarse poniendo muchos hombres en ataque: esa “jugada” o bien le valía la victoria, o bien la despedida absoluta en sus aspiraciones al título. Ese cambio de esquema, a su vez, obligó a Ubeda a cambiar también y jugar al “golpe por golpe”. Pudo ganar cualquiera. Ganó River. Merecido o no, el Globo se fue con las manos vacías de un recinto difícil, en el que no se podía asegurar un buen resultado pero que el trámite del partido sí lo hacía posible. Ahora se viene el otro equipo que pelea la punta, Estudiantes, otro partido chivo para el Globo en su búsqueda por entrar a la Sudamericana.



HURACAN 0 – SAN LORENZO 0

¿Y los goles?

Del balance fino sale que los de Patricios hicieron los mayores méritos en La Paternal, donde jugaron un clásico de vuelo bajo. Franzoia tuvo varias situaciones para convertir, pero siempre se topó con las buenas intervenciones del arquero Orión. En el final fueron expulsados D'Alessandro y Barrientos. El Ciclón quedó a cinco puntos de lo alto del Clausura y tiene más que nunca la cabeza puesta en la Libertadores.


 



EXPULSADOS. D'Alessandro y Barrientos vieron la roja en el final.
 

Este Huracán-San Lorenzo, no era un clásico más. El Globo, local en la cancha de Argentinos, quería ganar no sólo para disfrutar lo que significa derrotar al histórico rival, sino que con un triunfo se acercaba un poco más a la clasificación a las copas internacionales en su primer temporada desde su regreso a Primera. Y el Ciclón, que el jueves disputa la revancha contra Liga Deportiva Universitaria por los cuartos de la Libertadores, sabía que no podía dejar puntos en el camino para seguir soñando con luchar hasta el final por este Clausura. Por todo eso, había mucho en juego en La Paternal.

Ramón Díaz apeló a la rotación durante los últimos encuentros del campeonato, aunque para esta ocasión solamente guardó a algunas piezas como Gonzalo Bergessio. Tampoco podía contar con Sebastián Méndez, Daniel Bilos y Santiago Hirsig, lesionados. En tanto, la duda de Claudio Ubeda a lo largo de toda la semana era la presencia o no de Andrés Franzoia por una molestia. Pero el técnico de Huracán despejó la incertidumbre el viernes y el ex Boca, uno de los mejores a lo largo del torneo, fue confirmado entre los once.

Como en todo clásico, los nervios reinaron en los minutos iniciales. Mucha fricción y poco juego. Cristian Chavez, reemplazante de Bergessio, era uno de los más movedizos en el conjunto visitante. Sin embargo, el delantero no conseguía concluir bien sus situaciones. El Globo tuvo que esperar veinte minutos para tener su primer chance clara de gol. Franzoia agarró mal parada a la defensa rival, juntó las marcas de Botinelli y Acevedo, habilitó al medio a Federico Nieto y él se lo perdió en el mano a mano con Orión. La apertura del marcador estuvo muy cerca.

D'Alessandro prácticamente no tocaba la pelota. Eso complicaba y mucho el armado de juego en San Lorenzo. Además, los roces con Barrientos lo sacaba totalmente del partido. En la confusión, Huracán era un poco mejor y tenía las oportunidades más claras. Después de un intento de rechazo de Acevedo en el área, a Franzoia le quedó la pelota servida, lo fusiló y su remate lo tapó con una volada espectacular de Orión. Los de Boedo respondieron con un tiro libre de González, que se fue al lado del palo derecho de Barovero. Unos minutos después, nuevamente Franzoia quedó cara a cara con el arquero del Ciclón y el resultado fue el mismo: el delantero falló en la definición.

El complemento empezó igual. Poco y nada de los dos. Ni D'Alessandro ni Federico Poggi agarraban la manija de sus equipos. El nivel flojo del partido se trasladaba a las tribunas y el clima era de expectativa. El Globo buscaba más, por lo menos arriesgaba en ataque. Por momentos, ambos apostaban al juego aéreo y eso hacía que el partido sea aún más aburrido. Orión estaba muy seguro en el arco de San Lorenzo, mientras que Barovero no tenía trabajo.

D'Alessandro se llevó los aplausos de toda su hinchada cuando corrió la cancha entera para detener un contraataque de Huracán, que podría haber sido gol. El Cabezón se tiró a cortar en el área, como un defensor. Chavez no aparecía, por eso Ramón Díaz mandó a la cancha a Gonzalo Bergessio. En el ex Racing e Instituto estaban depositadas las esperanzas del Pelado. Pero ni él pudo dar vuelta la historia. Los últimos minutos fueron pura pelea. Y el árbitro Collado terminó expulsando a D'Alessandro y Barrientos, por una discusión sin sentido tras un foul al hombre de San Lorenzo.

Tanto había en juego que la presión de ambos equipos perjudicó el trámite del encuentro. Un 0-0 que dejó poca tela para cortar. El empate le sentó mejor a Huracán que a San Lorenzo, porque sigue en la lucha por entrar a las copas. Por su parte, el conjunto de Ramón Díaz quedó a cinco del líder Estudiantes y se aleja de la pelea por el Clausura.




¡El domingo al cuerBo lo cojemos y a la salida corren! AGUANTE EL GLOBO

El clima a clásico con San Lorenzo está instalado. Hasta los hinchas que pasan por la autopista gritan y exigen ganar. Ya se está jugando.



MUY BUENA ONDA EN LA PRÁCTICA DE AYER: MENDOZA Y BAROVERO LLEVAN A NIETO EN EL AIRE.

El domingo, cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar...". Así despidió la hinchada del Globo a sus jugadores en la victoria en Rosario. Y claro, todo muy lindo en el triunfo con Newell's, pero la gente quiere ganar el domingo frente a San Lorenzo. Obviamente, eso se nota en el lugar donde practica el equipo dirigido por Claudio Ubeda. Esta semana es muy diferente a otras; aunque eso sí, bastante repetitiva en cuanto al tema (el único) que se habla en los entrenamientos. ¿Cuál? El clásico con el Ciclón, por supuesto.

"Es el partido que espera toda la gente de Huracán y nosotros le queremos regalar una victoria", dice Fede Poggi. "Mientras jugábamos el partido se escuchaba que la gente cantaba pensando en San Lorenzo. Hay que ganar cueste lo que cueste, como dice la canción", cuenta Eduardo Domínguez. Y los hinchas, además del match frente a la Lepra, también se hicieron oír en el entrenamiento. Va aquí, otro ejemplo en esta semana monotemática: promediaba la práctica, cuando un particular grito de aliento se oyó desde las cercanía de la cancha donde los suplentes jugaban frente a los pibes de las Inferiores. No era alguien que había ido a observar la práctica, sino un simpatizante que viajaba en un camión, y al ver a los jugadores quemeros no dudó un segundo en pedirle lo que exige toda la hinchada: "¡Vamos muchachos, vamos Globo que el domingo hay que ganar!", gritó mientras transitaba sobre uno de los puentes de la autopista que pasa muy cerca de la Quemita.

Con la confirmación de que el partido se jugará finalmente en Argentinos, el ánimo del plantel está más en alza que nunca. Muestras de esto fue cómo se mostró ayer por la mañana el equipo. En un clima distendido, hubo tiempo para festejar el cumpleaños 23 de Paolo Goltz (fue el lunes), con gaseosas y sandwiches incluidos. Y un rato antes, fue Cristian Sánchez Prette el que había recibido una cariñosa despedida por parte de sus compañeros, quienes lo arrojaban hacia arriba, cual novio en fiesta de casamiento, por su venta al Cluj rumano.

Huracán pudo cumplir el ansiado objetivo de los 50 puntos. Y podrá, o no, llegar a entrar a la Sudamericana. Lo que sí no puede dejar de hacer es pensar en vos, San Lorenzo...

Mini Tutorial - Informacionjuegos
 
Bueno, para los que no saven mucho y los nuevos, cuando entran a algunas paginas del menu, le aparesera un texto donde les dira que toda la info estan en la subpaginas.

Las subpaginas apareseran abajo del menu de la pagina con una => ...

Solo por si no savian
Publicidad
 
Mercado Libre
 
Webs amigas
 
Codes Web LOGO solocounterstrike.es.tl Informacionjuegos
Contador
 
Establecer como página de inicio

Poner esta web como favoritos

Chat
 

 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=